976 467 850 | L-V 9:00-14:00 /16:00-20:00 info@kronoscenter.com

En Kronos Center siempre estamos buscando las mejores soluciones para ti. Por eso, un día apostamos por incorporar el equipo de alta producción Ricoh Pro C7200X, que nos permite darte un extra de calidad y opciones en lo que necesites. Por ejemplo, con la impresión digital en tinta blanca.

Y es que la impresión digital ha cambiado muchas cosas. Antes solo era posible utilizar la tinta blanca a partir del serigrafiado, pero ahora podemos plasmarla en todo tipo de papeles, cartulinas o incluso fondos transparentes. Te invitamos a conocer todas las opciones que ofrece este método de impresión, que te abre un abanico de posibilidades muy interesante.

Cómo funciona la tinta blanca en la impresión digital

Lo primero que debes tener en cuenta es que el blanco no es una tinta normal. Al igual que ocurre con las tintas metalizadas o fluorescentes, está fuera del sistema normativo CMYK (Cyan, Magenta, Yellow y Key plate -negro-). Por lo tanto, la impresión digital de tinta blanca requiere de un cambio en los cuerpos de tinta de la impresora que vaya a realizar el trabajo.

Como puedes imaginar, elegir el soporte también es un punto clave para que el acabado de la tinta blanca sea perfecto. Los papeles de colores fuertes o tonos oscuros ayudarán a que el contraste sea mayor y facilitará así la lectura. Vamos ahora a ver cómo funciona este compuesto en impresión digital, para comprarlo después con offset y serigrafía.

La tinta blanca en los formatos de impresión digital

Una de las grandes ventajas de imprimir tinta blanca a través de la impresión digital es la nitidez que se consigue. A diferencia el offset y la serigrafía, como luego veremos, en este caso tendremos la tinta seca casi de forma inmediata. Al transferirse al papel de manera opaca, el color blanco se ve con fuerza y no es necesario realizar repeticiones, lo que agiliza el trabajo.

La maquinaria actual de impresión digital es absolutamente precisa, por lo que la tinta blanca de adaptará perfectamente a cualquier texto o forma pequeña sin perder definición. Esto no ocurre con la serigrafía, por ejemplo, donde es imposible realizar algunos trazos finos.

Otro de los puntos a favor de la impresión digital es la facilidad para imprimir más de una versión de cualquier proyecto sin encarecer los precios. Esto resulta verdaderamente útil en el momento que queremos hacer pequeñas tiradas, por debajo de las 500 unidades, ya que la facilidad y velocidad de impresión dará muchas más posibilidades.

Por último, queremos destacar dos puntos más. Por un lado, hay máquinas, como nuestra Ricoh Pro C7200X, que cuenta con un sistema de cinco cuerpos. Con ellas podrás imprimir con tinta blanca a la vez que lo haces con las tintas del CMYK. Por otro lado, estos modelos permiten la impresión digital con degradados, casi con cualquier tipo de tinta.

La tinta blanca en los modelos de impresión offset y serigrafía

Como hemos dicho antes, vamos a dar unos pequeños apuntes de lo que significa imprimir tinta blanca a través de estas otras dos técnicas, para que veas la diferencia con la impresión digital.

  • Tinta blanca en offset: El principal problema aquí será que debemos cambiar los cuerpos de tinta, algo que ralentiza mucho el proceso y lo encarece. Eso sí, la calidad es muy buena, por lo que puede ser una buena opción si buscas hacer tiradas largas o formatos a gran escala. Otro de los problemas es que la densidad con este método de impresión no alcanza el 100% en la primera pasada, por lo que habrá que repetir la impresión. La diferencia será un blanco traslúcido o uno más nítido, dependiendo del color del soporte.
  • Tinta blanca en serigrafía: A la hora de hablar de serigrafía, podemos decir que era la única que nos permitía trabajar con tinta blanca hasta hace poco. Normalmente se utiliza esta técnica para elementos textiles, y suele hacerse de forma manual. A través de un marco de soporte y una malla de nailon con la forma adecuada, transferiremos la tinta al soporte elegido. La cantidad de tinta es mayor, por lo que se obtiene una buena densidad y opacidad. Pero, por esto mismo, la precisión es menor en los objetos pequeños o textos finos.

Hasta aquí nuestro artículo de hoy, en el que queríamos presentarte las ventajas que nos ofrece la impresión digital a la hora de trabajar con tinta blanca. Si necesitas ayuda en cualquier proyecto gráfico, contacta con nosotros sin ningún compromiso.

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies